Incontinencia Urinaria

La Incontinencia Urinaria es la salida involuntaria de orina que se presenta al realizar algún esfuerzo como toser, estornudar, saltar o levantar objetos pesados. En ocasiones, el escape de orina se presenta en cualquier momento sin esfuerzo o antes de llegar al baño. En cualquier caso, es un problema muy molesto para la mujer ya que afecta su actividad normal y sobre todo, su autoestima.

Generalmente la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo se debe a un debilitamiento del los músculos pélvicos causado por el embarazo, el parto, y la edad. Por otro lado, la Incontinencia de Urgencia es frecuente en la Menopausia debido a los cambios hormonales que causan resequedad de la mucosa vaginal y vesical. En ambos casos es importante descartar una Infección Urinaria.

En primera instancia, la Incontinencia Urinaria se maneja con cambios en el estilo de vida tales como evitar la cafeína, el alcohol y los picantes que irritan la vejiga, dejar de fumar para evitar el exceso de tos y evitar ejercicios con salto que debilitan los músculos de la pelvis. Se recomienda además evacuar la orina frecuentemente y no tomar tanto líquido para evitar que se llene excesivamente la vejiga produciéndose incontinencia urinaria antes de llegar al baño, especialmente en la noche.

Ejercitar los músculos del piso pélvico que soportan la vagina y la vejiga es muy importante para prevenir y mejorar la incontinencia urinaria. Se puede aprender a realizar estos ejercicios deteniendo el flujo urinaria para sentir como se contraen y relajan los músculos pélvicos, solo una vez durante la micción para evitar infección urinaria. Una vez identificados los músculos pélvicos se realizan los Ejercicios de Kegel, que consiste en contraer y relajar los músculos vaginales 5 a 10 veces 3 veces al día. Los resultados se van apreciando con el tiempo pero es importante realizarlos durante todas la vida. Para mayor efectividad de los Ejercicios de Kegel se recomienda realizar varias sesiones de Fisioterapia de Piso Pélvico con equipo de “Biofeedback y Electroestimulación Vaginal”.

Cuando no hay mejoría con lo anterior debe considerarse la Cirugía Mínimamente Invasiva, colocando una Cinta Vaginal Libre de Tensión que mejora la Incontinencia Urinaria. Es un procedimiento ambulatorio realizado con anestesia regional con mínimo dolor post operatorio y rápida recuperación.

Recientemente, se han diseñado unas nuevas tecnologías No Invasivas, que no requieren anestesia y son realizadas en el consultorio: Emsella, el Láser Fraccionado de CO2 GYNELASE y el Tensado Vaginal con Radiofrecuencia GENEVEVE de VIVEVE. La ventaja de estos procedimientos, que en general demoran media hora, consiste en que Rejuvenecen toda la mucosa vaginal y aumenta el Colágeno, mejorando simultáneamente el Síndrome de Relajación Vaginal, la Atrofia Vaginal y la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo, sin cirugía, sin dolor y sin incapacidad.
Sufrir de Incontinencia Urinaria produce una sensación de vergüenza en la mujer por lo que muchas veces evitan consultar a su ginecólogo, ¡pero esto no debe ser! La Incontinencia Urinaria es un problema que hoy en día tiene solución con muchas alternativas terapéuticas con y sin cirugía. ¡Consúltame!

Deja un comentario